domingo, 7 de noviembre de 2010

Dear love:

Aunque digan que quien no arriesga no gana , yo no me la pienso jugar. En esa partída va mi todo; mi amor, mi corazón, mi alegría, mis lágrimas, mi tristeza, mi mundo, mi alma. Y tengo demasiado miedo a perder todo eso por una simple palabra, que aunque creas que no, llega a lo más profundo de tu alma pasando por tu corazón. Y en ese momento lo único que piensas es que hubiera pasado si hubieses dejado tu boca cerrada, y no haber sido tán estúpida como para hablar. Te hundes, y desde ese momento te odias a tí misma. Por eso, quiero dejar las cosas como están y no cambiar absolutamente nada. El destino hará conmigo lo que crea que es lo correcto, y si todo sale mal como suele pasarme, por lo menos tendré la certeza de que esta vez no he metido la pata como siempre.

9 comentarios:

  1. Me encantan tus entradas..te sigo para así seguir leyendolas..Un beso :D

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy visceral y emotiva, apasionante metodo de escritura te seguiré de ahora en adelante.

    Espero te pases por http://idiliomental.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Muy buen blog, me gusta y te sigo. Una invitación al mío:
    globosagua.blogspot.com

    Besos de purpurina, ali.

    ResponderEliminar
  4. supongo que tanta estupidez es digna de mi,
    pero te diré la verdad,
    la semana pasada te hubiera dicho que estabas equivocada, que hay que arriesgarse,
    pero ahora, después de pasar por algo parecido por lo que tu estas decidida a no pasar,
    me doy cuenta que es verdad.

    hay veces que es mejor callar,
    sufrir en silencio,
    dejarlo pasar,
    y dejar venir lo que tenga...

    ResponderEliminar